miércoles, 18 de diciembre de 2013

Por todo y por nada




¿Recuerdas? Lo supiste todo el tiempo y solo necesitabas que te lo dijera. ¿Recuerdas? Una vez lo preguntaste, estábamos sentados frente al frío que nos distanciaba, separados por la soledad de mis ojos. Que qué sentía por ti... Uff, una pregunta tan difícil como la vida misma. Digo, a ver... yo te quiero. 


No es que te quiera por tu sonrisa que me congela en este infierno tranquilo. No te quiero por tus ojos fascinantes que velan el descanso de mis letras, no es que te quiera por tu voz ni por tu dulce aliento que aviva la llama. No te quiero por la ventisca de besos sin importar cual sea su destino, no te quiero por tu figura que me derrite cada vez que la siento, ni siquiera te quiero porque me quieras, ni por los cientos de versos que susurras entre en los insomnios con tus ralladuras...

Pero no es que no te quiera. Te quiero por todo y por nada. Te quiero porque en este día puedo llegar a tu lado y llamarte mi amor... Que otra razón tiene que haber para quererte que solo quererte. Te quiero porque desde ese día cuando te vi supe que estarías a mi lado.

Lo que digan los cuadernos desteñidos y las servilletas improvisadas esta de más. Solo necesito la pluma y tus labios para decírtelo. Tan solo pregunta la luna y su silencio engañoso. Te escribí un poema en el cielo y todos lo llamaron estrellas y te he visto entre letra y letra en cada verso. Te encontré entre Vallejo y Neruda. Sabines y Bécquer hablaron mucho de ti, pero Benedetti... olvido decirme tu nombre, menos mal que lo había soñado.

¡Sí! yo te quiero, te quiero escribir en la piel poemas a besos, si es que aún es necesario decírtelo y si mis torpes letras aún no son suficientes, entonces que la tinta hable por si misma. Que qué siento por ti, muy fácil... amor es la poesía. 



Artículos anteriores de Diana Reslo


Autora: Diana Reslo 
Twitter: @didireslo 
Blog: Didi Reslo

No hay comentarios: