miércoles, 27 de noviembre de 2013

Las burbujas y la miopía política



Como bien es sabido, en nuestra generación la inflación ‘controlada’ es una realidad diaria. Los gobiernos no luchan contra esta subida de precio, por mantenerse bajo una perspectiva razonable. Sin embargo, ya volvemos a ver burbujas inflarse en el entorno de la UE.

Paseando por un municipio común en los exteriores de Great Manchester (UK) se puede observar un fenómeno creciente en la economía inglesa: el incremento de la actividad del mercado inmobiliario y su consecuente escalada en los precios de la vivienda. Muchos expertos como el señor Lacalle (ver su artículo) o Xabi Villalvilla (ver su artículo) comienzan a vislumbrar un torrente de subidas en los precios, pero la realidad en Inglaterra es diferente.

Mientras que muchos jóvenes se ven en apuros para poder pagar las más de 9000 libras ( más de 11000€) que cuesta anualmente una carrera universitaria común en las instituciones británicas, su generación anterior dedica gran parte de su ahorro en la búsqueda de vivienda, un mercado debilitado desde 2008 y hasta mitad de 2010.
Cabe destacar que, aunque los precios están creciendo en todo Reino Unido, la mayor parte de este crecimiento se debe al desorbitado incremento del coste de la vivienda en la capital inglesa (Londres). Este hecho viene principalmente explicado por las ayudas que el Gobierno Británico ofrece a sus ciudadanos al comprar viviendas o propiedades inmobiliarias (el Help to Buy, como Daily Telegraph ha decidido bautizarlo)
Este Help to Buy ha propiciado que desde su creación la demanda de viviendas se haya incrementado un 46% según el Blog de Mr Nicholson. Mientras, el salario medio de los obreros de la construcción en Gran Bretaña ha subido un 20% en el primer semestre del año, según D. Lacalle.
¿Esto entonces es bueno o malo? Pues depende del punto de vista y cuál sea el peso que ofrezcamos a cada consecuencia: la economía crece estimulada por la demanda, el desempleo baja, los salarios suben, los impuestos se mantienen, pero ya sabemos lo que pasa cuando una economía depende mucho del sector de la construcción y cómo de variable es el sector ante turbulencias financieras, además la dependencia del crédito para poder financiar estas compras también debilitan la solidez del crecimiento.

Artículos anteriores de Álvaro Alfonso

No hay comentarios: