domingo, 3 de noviembre de 2013

España, el país más infiel de Europa

infidelidad, pareja, infiel, sexo
   
El amor es un sentimiento con fecha de caducidad. Aunque siempre se mantenga el cariño, la comprensión y los recuerdos, el apetito sexual con la misma persona después de varios años, desaparece, y ello provoca que webs para casados que nada más quieren tener una aventura, tengan cada día más tirón en la sociedad actual. 

Delante del cura, el "hasta que la muerte nos separe", queda bien, hay que reconocerlo, y así nos lo creemos. Sin embargo, un reciente estudio apunta a que el amor tiene fecha de caducidad, exactamente 900 días. Los primeros cien, una región del cerebro s emantiene activada e hiperactiva, lo que provoca que la pareja sea el centro.

No obstante, pasados 300 días de ese 'fogonazo', casi un año después, la pasión empieza a perder fuelle y va en caída hasta los 900, cuando aunque siempre queda cariño, recuerdos y compromiso, las chispas desaparecen.

Según la web para infieles Ashley Madison, los españoles estamos a la cabeza de Europa en infidelidad. De hecho, la edad media de los usuarios en dicha página web es de 42 años en el caso de los hombres y de 35 en el de las mujeres.Los varones que usan la página de contactos para buscar aventuras son casados un 88%, respecto a un 67% de las mujeres. Ellas tienen una media de 1,4 amantes por año y ellos de 2,4, según datos de la compañía.

La infidelidad en España

Las mujeres españolas inscritas tienen una media de 34 años, miden 1,65, pesan alrededor de 60 kilos y son castañas. El 67% están casadas y el 74% tienen, al menos, un hijo.
Sobre los motivos que les impulsan a buscar una aventura, el 38% busca volver a sentirse deseadas y valoradas, mientras que el 21% para satisfacerse sexualmente.

El portavoz europeo de Ashley Madison, Christoph Kraemer, dice que "algunos estudios demuestran que entre el 60% y 70% de los españoles han sido infieles a su pareja al menos una vez en la vida. Además, una infidelidad no tiene por qué suponer el fin del matrimonio, sino más bien todo lo contrario".



No hay comentarios: