lunes, 7 de octubre de 2013

Ventajas de tener una mala cita


Asumámoslo: en algún momento, vamos a tener alguna mala cita o una experiencia amorosa que no valdrá la pena. Parte de encontrar a alguien compatible e ideal para nosotras es buscar y ver las diferentes posibilidades que se nos presentan.

Si estás mal por una mala experiencia reciente, no te pierdas estos consejos que te harán verlas ventajas de una mala cita y así poder tomarte la situación de una mejor manera.

Lo positivo de una mala cita

Sé que al momento de pasar por una mala cita con un chico que no nos atrae, que es grosero o que no tenemos nada en común, lo que menos podemos hacer es pensar en encontrarle algo positivo. Pero ¡hay que hacerlo!

Y una de las cosas positivas que tiene pasar por unas cuantas malas citas es la práctica. ¡Así es! Las primeras citas requieren ciertos comportamientos que a veces nos generan miedos o temores que impiden que estemos sueltas, cómodas y relajadas. Por eso, lo mejor es tomar esas malas citas y esos chicos que no vamos a volver a ver para practicar y así a la hora que llegue aquel que realmente nos interesa nos sentiremos con cierta experiencia en el tema.

En un primer momento y luego de terminar esa horrible cita es lógico que te sientas mal, defraudada y cansada de no poder encontrar a alguien normal para compartir un buen momento. Pero una vez que pases por esa especie de duelo verás que tendrás grandes historias para reírte con tus amigas.

Ver esas experiencias como graciosas y reírse de una misma es la mejor forma de superarlo y tomarlo de la mejor manera.


Descubrir lo que buscas en una relación amorosa

Suele suceder que hacemos todo un gran esfuerzo para encontrar a alguien que busque lo mismo que nosotras y nos animamos a salir con amigos de amigos o incluso probamos con citas online y nos animamos a conocer a alguien con todas las expectativas y temores que eso requiere. Y al momento de estar ahí lo único que pensamos es en nuestro ex, o en querer irnos, y estar en cama en pijama disfrutando de una buena película.

Si bien el sentimiento puede ser frustrante, puede traer una nueva perspectiva y hacerte pensar sobre por qué quieres una relación y qué es lo que esperas de ella. Culaquiera sea el motivo por el que no sientes atracción hacia tu cita, puede servirte para darte cuenta de lo que quieres y hasta puede hacerte darte cuenta que aún no estás lista para comenzar a salir.

Una mala cita no es tan grave...

Una excelente forma de pasar por una mala cita sin que sea una tortura es relajarse y divertirse. Si te das cuenta que no quieres nada con esa persona, perfecto; pero eso no significa que no puedas pasar un buen momento y divertirte. Después de todo conocerás diferentes lugares, comerás rico y disfrutarás de la compañía y de las perspectivas de alguien con una mirada distinta de las cosas que puede aportar algo útil a tu propia perspectiva.

Y si bien no es lo que tienes en mente a la hora de ir en una cita, puedes terminar conociendo a alguien que se transforme en un gran amigo con el que compartan muchas cosas pero que no sientan ningún tipo de química. ¡No renuncies a eso! No es lo primero que tenías en mente, aunque puede resultar mejor de lo que pensabas. Además, por más que la cita sea mala, es una excelente forma de salir y evitar quedarte mucho tiempo sola en casa. Arreglarte para la ocasión, verte bien y compartir tiempo con gente nueva te hará muy bien más allá del resultado de la cita.

Lo bueno de pasar por unas malas citas es que cuando conozcas a alguien que valga la pena no dudarás en dar el paso y animarte. No hay nada malo con un par de malas citas solo tienes que pensar en lo positivo y sacar lo mejor de cada experiencia. 



Fuente: iMujer

No hay comentarios: