lunes, 16 de septiembre de 2013

Seducir y convencer con técnicas deventa: Parte II



En esta segunda parte, seguiremos estudiando algunos criterios de ventas comerciales para averiguar cómo seducir y convencer a nuestra víctima. Sin más dilación, aventurémonos a seguir analizando esos puntos clave que nos harán mejores seductores.

Si aún no has leído la primera parte pincha aquí: Seducir y convencer con técnicas deventa (I)

- El contenido y desarrollo de los argumentos deben estar estrictamente vinculados a los objetivos, estrategias y criterios comerciales y de comunicación que haya definido la empresa.

Esta afirmación responde a: ¿QUÉ QUIERO COMUNICAR? Y ¿QUÉ QUIERO SUBCOMUNICAR?

Es importante diferenciar entre estos dos puntos si queremos realmente aprender a cómo seducir a esa chico o chica que nos vuelve locos. Habrá cosas que en determinados momentos será mejor comunicarlas abiertamente, y otras que será mejor subcomunicarlas. Este punto es tan importante que probablemente me lleve casi toda esta segunda parte de cómo seducir aplicando técnicas comerciales, así que lanzad un cubo de agua a vuestras mejores neuronas porque vamos allá.

Hay cosas que será conveniente que comuniquemos abiertamente, y que además tratemos de hacerlo con una comunicación emocional. Podemos comunicar cuál es nuestro trabajo, aficiones, pasiones… y muy importante, que veremos más en profundidad en esta serie, qué nos hace sentir y por qué lo hacemos. No obstante, hay ciertas cosas que probablemente no sean comúnmente aceptadas, o si las nombras puedan quedar “fanfarronas”.

Por ejemplo, en mi caso particular me encanta el sexo Tántrico, y no sólo me encanta sino que además lo he adaptado con otras clases de sexo más violentas y comunes. Si yo tengo una chica cañera delante, y gracias a mi observación percibo que puede estar buscando nuevas experiencias sexuales (aunque por lo general todas las mujeres las buscan), puedo comunicarle muy de pasada mediante un comentario breve que entiendo de que va el tema, y si me pregunta o me pide más información entonces dársela evitando así que parezca que yo quería decírsela. Veamos un ejemplo de cómo seducir a una chica de esta forma:

Yo: te veo una chica muy natural
Ella: la verdad es que me considero una chica bastante despreocupada, me suelo dejar llevar
Yo: me gusta esa filosofía de vida. Yo también sigo un poco una especie de filosofía tántrica rara (de pasada y sin darle demasiada importancia, incluso generando misterio)
Ella: ¿Tántrica? Pero eso no es algo de sexo…
Yo: sí, a veces el Tantra se confunde con el sexo, pero no obstante es una filosofía de vida que aprecia mucho la naturalidad. Lo que pasa es que al dejarse llevar y apreciar lo natural de la vida encaja muy bien con el sexo, porque el sexo es natural.


De cara a cómo seducir a esta chica, en dos frases estamos comunicándole que la consideramos una chica natural y que eso nos gusta de ella, y que nos gusta el Tantra y la naturalidad. ¿PERO QUÉ ESTAMOS SUBCOMUNICANDO? Pues estamos subcomunicando muchos rasgos atractivos de gran valor para las mujeres modernas como pueden ser: buen sexo, mentalidad abierta, espíritu aventurero, conocimientos poco comunes que además generan misterio en cuanto a que se pueda esperar más cosas así, que te gusta experimentar y eres inconformista, etc.

Por poner otro ejemplo breve, si somos personas que siempre nos ha gustado cuidarnos y hacer deporte, probablemente sería recomendable comunicárselo, de forma que aunque nos vea los abdominales, subcomuniquemos que nos vamos a seguir manteniendo en forma siempre. No obstante también deberíamos comunicarle que tampoco sueles dedicarle mucho tiempo, sino que tienes un rutina diaria, ya que podríamos subcomunicar que dedicaremos demasiado tiempo al deporte, lo cual puede, a su vez, subcomunicar otras cosas.

Sigamos viendo algún punto más de cara a cómo seducir mediante estas técnicas de venta.

- Los argumentarios deben ser altamente persuasivos: la clave radica en estimular las motivaciones de los clientes y prospectos.

Como vemos, en el mundo de la venta y obviamente también en el de la seducción, es de suma importancia “CONVENCER”. Y para convencer es básico centrarse en qué va a obtener de nosotros la persona que queremos seducir. Tú puedes decirle a un empresario que la máquina que vendes es muy rápida, pero esto no sólo se lo habrán dicho ya, sino que no le hace ver beneficios. Un argumento mejor sería que con tu máquina va a aumentar su producción un 20%, y basarlo en estudios en los que se apoye dicho argumento. En los ejemplos anteriores subcomunicábamos que obtendría muchas cosas de nosotros con dos simples frases. Obviamente no le vamos a decir que obtendrá un 20% más de satisfacción sexual, pero siempre estará más dispuesta/o a acostarse con nosotros si percibe estos posibles beneficios.


Autor: David Jungle

Descúbrenos en

No hay comentarios: