viernes, 6 de septiembre de 2013

Limitar los coches a 115 km/h

 
¿Por qué los coches pueden llegar hasta 220 km/h si la ley impide circular a más de 120 km/h? Es una pregunta que se hacen muchos conductores en España a los que pronto la Unión Europea (UE) podría dar respuesta, 
 
Bruselas planea imponer que todos los coches dispongan de limitadores de velocidad que se activen a velocidades que rondarían las 70 millas por hora, menos de 115 km/h.

La eventual medida barajada por el ejecutivo comunitario se encuadra dentro del programa de la UE que persigue rebajar las muertes por accidentes de tráfico en al menos un tercio. Bajo este propósito, todos los nuevos coches deberían ser equipados con cámaras que pudieran leer las señales que indican el tope de velocidad para, una vez alcanzado ese límite, activar automáticamente los frenos e impedir así que sea superado.

Las nuevas medidas han sido anunciadas por el Departamento de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea con el objetivo de reducir lo máximo posible las 30.000 víctimas que perdieron la vida en las carreteras europeas el año pasado, según publicaba este domingo la edición online del diario británico Daily Telegraph.

El sistema funcionaría bien mediante el uso de satélites, que comunicarían los límites a los coches de forma automática, o bien a través el uso de cámaras inteligentes que leerían las señales de tráfico y ejecutaría la obligación de respetar la norma accionando automáticamente los frenos.. Los conductores, en cualquier caso, podrían recibir una advertencia para que modere su velocidad o que ésta sea controlada de forma automática bajo estas medidas.

"Actualmente existe una consulta centrada en la tecnología de limitación de velocidad , que ya está instalada en camiones y autobuses", reconoce un portavoz de la UE al citado diario. "Teniendo en cuenta los resultados, la Comisión publicará en otoño un documento redactado por sus expertos técnicos que, sin duda, hará referencia a la adaptación inteligente de la velocidad, entre muchas otras cosas".
 
 
Fuente: El Economista

No hay comentarios: