martes, 24 de septiembre de 2013

Ir a la entrevista de trabajo con papá y mamá ayuda a logra el empleo

 
Los padres que se inmiscuyen en las entrevistas de trabajo y en la vida laboral de sus hijos eran hasta ahora un obstáculo para encontrar y mantener un empleo. Pero hoy esa actitud se tiene por una ayuda eficaz.

¿Has tenido que sufrir alguna vez a un padre helicóptero? Con este término se designa a aquellos progenitores que tienden a intervenir más de la cuenta en las entrevistas de trabajo, en los procesos de selección e incluso en los primeros empleos de sus hijos. Esta actitud suele resultar molesta a los empleadores y no es una carta de presentación edificante para aquellos que esperan causar buena impresión a quien le ofrece un empleo. No es infrecuente ver a padres protestar ante los jefes de sus hijos por los horarios, por la excesiva carga de trabajo o el sueldo de sus retoños. Muchos se permiten incluso ofrecer consejos a los entrevistadores (encaminados a la contratación del hijo); llaman insistentemente para averiguar en qué estado se encuentra el proceso de selección... Y los hay que hasta exigen explicaciones si su vástago no es el elegido.

Hasta ahora, los excesos de muchos padres helicóptero al involucrarse demasiado en la vida laboral de sus hijos se veían rotundamente como una losa en la contratación, sobre todo porque las compañías y empleadores podían interpretar que esos hijos sobreprotegidos no tienen suficiente independencia o madurez como candidatos aptos. Sin embargo, parece que la intervención desmesurada de los padres en la vida laboral de sus vástagos ya no resulta tan perjudicial, entre otras cosas, porque incluir a los progenitores en el proceso de selección convierte a éstos en un apoyo firme durante la elección de carrera.

The Wall Street Journal se refería recientemente a la tendencia de que las empresas tengan en cuenta la participación de los padres, y que la utilicen para atraer y retener el talento y mejorar la moral de sus empleados. Esto no es irreal: un estudio de Adecco al que se refiere el Journal concluye que en 2012 un 8% de los graduados estadounidenses fueron acompañados por uno de sus padres a una entrevista de trabajo, y un 3% tuvo a su padre sentado junto a él durante el proceso. Todo esto se ha convertido en buena práctica, y no está mal visto que los progenitores influyan en las decisiones de carrera de sus hijos. Algunos candidatos están dispuestos a que sus padres reciban una copia de sus cartas de oferta; y ciertos empleados recién contratados están a favor de que sus progenitores tengan una copia de su evaluación de desempeño.

Enterprise Holdings Inc., una compañía estadounidense de alquiler de automóviles, ofrece paquetes informativos para los padres de los candidatos y nuevos empleados que participan en su programa de entrenamiento. Entre otras cosas, permiten que los familiares estén presentes durante las descripciones de puestos y funciones.

El pasado mes mayo, Google celebró la segunda edición anual de Trae a tu familia al Día del Trabajo, que acoge a más de 2.000 padres de empleados en su sede californiana de Mountain View.

Las teorías actuales que dan cierta validez a la influencia de los padres helicóptero participan de la idea de que, a pesar de los inconvenientes que puede ocasionar la intervención fuera de lugar en los procesos de selección, los progenitores pueden ser útiles en el proceso de búsqueda de empleo de sus hijos, al menos en ciertos aspectos: Para empezar, el networking sigue siendo un factor determinante en la búsqueda. Los amigos de los padres y sus colegas pueden ayudar a introducir a los candidatos en círculos de empleadores.

La colaboración de los padres en el momento de preparar el curriculum puede ser útil para contrastar errores y determinar que la información importante y valiosa está correctamente especificada. Y hay quien piensa que practicar entrevistas de trabajo con los padres puede servir para ensayar algunas posibles respuestas que ayuden en el momento definitivo.

Y tú, ¿llevarías a tus padres a una entrevista de trabajo?
 
 
 

No hay comentarios: