domingo, 15 de septiembre de 2013

El rascacielos que derrite coches


Si quieres aparcar tu coche en el número 20 de la calle Fenchurch de Londres puedes tener problemas. 

La curiosa arquitectura curva de pisos de acero y cristal de un rascacielos ubicado en ese lugar provoca concentraciones de rayos de sol capaces de dañar seriamente, hasta derretir, parte de los coches aparcados cerca.

Pero no solo los automóviles son los únicos afectados por la arquitectura del edificio. Los viandantes también sufren el efecto cegador de los reflejos del inmueble, conocido popularmente como el walki-talki por su forma.

Por el momento las autoridades municipales han prohibido el estacionamiento en tres plazas de aparcamiento que parecen ser las receptoras de la concentración más peligrosa de los rayos solares reflejados por el edificio.



No hay comentarios: