lunes, 9 de septiembre de 2013

Cómo ligar por Whatsapp: información y sexualización




Hola, amigos y amigas de Jóvenes Europeos. Tras un gran recibimiento por parte de todos del artículo “Cómo ligar por WhatsApp (I): Comunicación y Tiempos”, os presento la segunda parte. 

En este artículo intentaré daros ciertas orientaciones sobre cómo generar tensión sexual explícitamente  por WhatsApp y cómo extraer información para generar confianza, que nos ayudará para conseguir una cita que, al fin y al cabo, es el objetivo de la comunicación por WhatsApp.

Para empezar, me gustaría recordaros ciertas cosas que ya recomendé en el artículo anterior. La primera es que si no hacemos un buen juego presencial, difícilmente podremos obtener algo en Juego Ausente. Sería poco realista pensar que al haber hablado cinco minutos con una chica, nos va a echar de menos y, aunque nos dé su teléfono, probablemente no consigamos ni que nos responda. Mi consejo (si es que soy alguien para dar consejos) es que os lo curréis y seáis realistas. No creáis en las frases que os hagan ver el mundo de una manera que no es (“esta tía es una borde porque no me ha contestado al instante”, “las mujeres son unas zorras”, y diversas perlitas más…) ya que probablemente os pegaréis la hostia, y además merecidamente. Sed realistas y jugad con lo que tenéis, desarrollad vuestras aptitudes al máximo y seducid por lo que sois, no por lo que decís ser.

Para seducir o mantener seducida a una persona a través de un medio donde sólo podemos usar el lenguaje verbal es muy importante que transmitamos de manera precisa lo que queremos decir para no dar lugar a malentendidos, de ahí la recomendación que os hice en el primer artículo de que no escatiméis esfuerzos en leer y ampliar vuestro vocabulario.

Si habláis de manera diferente, transmitiréis sensaciones diferentes
Una vez controlado esto, pasemos al primer apartado de este segundo artículo:

Cómo extraer información

Probablemente, como yo, os habréis encontrado con recomendaciones de que no se hagan preguntas cerradas y os hayáis encontrado en un punto muerto de la conversación en la que no sabéis qué decir. Bien, el objetivo en estos casos es repasar la interacción desde el día en que nos conocimos (evidentemente, dentro de nuestras posibilidades. Ni yo mismo me acuerdo muchas veces qué he preguntado). Pensad qué no sabéis de esa persona con la que estáis hablando y qué os gustaría saber o que ella supiera de vosotros. Aquí hago una pequeña advertencia en tono de humor, aunque el asunto es bastante serio: no se os ocurra mentir. Las mentiras tienen las patas muy cortas y tarde o temprano os acabarán pillando y es más gratificante seducir siendo totalmente sincero, que hacerlo mediante una mentira que no lleva a ninguna parte.

La clave para extraer información es, simplemente, preguntar. No os hagáis líos con rollitos de Marco, esforzarse demasiado y toda esa chorrada. El hombre lleva seduciendo desde antes de Cleopatra. Si queréis saber algo, preguntad. Si queréis que ella sepa algo, informad, hablad con ella con confianza. Para generar confianza en una persona, hay que hablar y asumir confianza de una manera GRADUAL. Evidentemente, no será lo mismo que hablemos con una persona que acabamos de conocer, con la que omitiremos ciertas cosas; que una persona con la que llevamos hablando meses. El grado de confianza es distinto y debe establecerse de una manera gradual. Preguntas como “qué has hecho hoy”, “qué vas a hacer esta semana”, etc, las dejaremos para niveles altos de confianza. Si, por ejemplo, hemos conocido a una chica una noche y queremos empezar a establecer confianza, una manera original de empezar a generarla es mediante preguntas como: “¿qué tal acabaste la noche?”, “¿Acabaron secuestrándote o llegaste a casa sana y salva?”; ese tipo de preguntas, dichas de manera original y en los momentos precisos empiezan a generar cierta confianza que se irá afianzando. Lógicamente, en el momento que veamos una información que nos parezca guay o que a ella le puede parecer guay de sí misma, cualificaremos esa actitud (sin ser repetitivos y empalagosos) como ya hemos explicado en otros artículos.

 Necesitaría un par de horas y muchas páginas para plantear posibles casos para extraer información, por ello os ruego que si tenéis dudas las planteéis en el foro e intentaré responderos lo mejor que pueda.

Cómo generar tensión sexual

Este es un tema bastante complicado, pero que marca la diferencia para dar una dirección y conseguir una cita. La tensión-distensión sexual es un arte en sí mismo que requiere calibración, observación, escucha y cierta intuición que, por supuesto, se puede desarrollar. La tensión se irá produciendo también de manera gradual tal y como ya explicamos en el artículo de tensión sexual. En este tema, nos centraremos en los apartados de observación y calibración. ¿Cómo sabemos cuándo sexualizar la conversación? Tendremos que ir jugando con el lenguaje de doble sentido e ir sugiriendo planes futuros tales como pasar veladas a solas, planes picantes…Por ejemplo: María, cuando nos encontremos en la playa no sé lo que va a pasar…Con este tipo de afirmaciones damos pie a que se juegue con la imaginación. Jugar con la imaginación en el Juego Ausente es un arma muy poderosa, junto con el misterio.

Os voy a dar un par de truquitos: el usar puntos suspensivos al final de la frase cuando hacemos ciertas sexualizaciones, dará un toque extra de misterio y sensualidad a la conversación y dará pie a estimular la imaginación de la otra persona. También los verbos como “imaginar”, “sentir”, “saborear”, “pensar”, etc…incitan a que la otra persona se ponga en la piel de un personaje imaginario que está viviendo lo que le dices.

La sexualización en Juego Ausente debe ser implícita y de doble sentido, es decir, más que sexualización debe ser “sensualización”. Se trata de estimular los sentidos y la imaginación de la otra persona de tal manera que su deseo de tenerte con él/ella se vea incrementado hacia límites insospechados. Ello hará que ante el planteamiento de una cita el riesgo al rechazo sea mínimo o inexistente. El objetivo de la sexualización o “sensualización”, debe ser establecer una dinámica que incremente las ganas de tener una cita con nosotros. Eso sí, siempre jugad con la tensión-distensión tal y como se explica en el artículo de tensión sexual. La sexualización propiamente  dicha la dejaremos para el Juego Presencial, ya sea en la cita o en otro momento.

Os dejo con un ejemplo de conversación que tuve hace meses con una chica. La chica en cuestión me había engañado, omitiendo que tenía novio y quedando conmigo en una cita con otras personas. Eso a mí me sentó mal y a modo de “pequeña venganza” quise hacerle sentir confusión cuando me dijo que tenía pareja. Después, por temas morales, decidí no quedar con ella y cortar la interacción. Os aconsejo que si algo va en contra de vuestra propia moral, no lo hagáis ni siquiera por venganza, no vale la pena la chica que os pone en esa tesitura (para más consejos éticos, véase películas de superhéroes  como Batman, Superman, etc):

23 de Octubre.

P: A lo mejor un día te sorprendo.

Fénix: Pues me sorprenderé si me sorprendes. No sé...si tienes X años y tienes ganas de probar cosas diferentes, ¿no es una tontería reprimirse? ¿No es mejor disfrutar de todas las sensaciones placenteras que puede ofrecerte la vida? Si no lo dijiste fue por una razón, una razón más legítima que el contarlo. Y en cualquier caso, la vida es para vivirla...y la tentación, para sucumbir a ella.

P: La hostia…cómo me cautivas  con las palabras Jajajajajajajaja. Qué labia tienes

Fénix: Porque sabes que tengo razón...que si fueras leal a ti misma lo tendrías muy claro. Sabes que mis palabras son las palabras de ti misma...de tus deseos

P: Jajajajajajajaja Qué aborrecido Jajajajajajajaja

Pues tienes razón, pero prefiero esperarme  un poco a ver cómo sale la cosa.

Fénix: La vida me ha enseñado que las oportunidades son para vivirlas. La vida es como un río...su agua solo pasa una vez.

P: Jajajajajajajaja Si es que  me encantas.

Fénix: Jajaja ¿ves? Tú misma sabes que las cosas siguen su curso...no es algo que hayamos buscado, simplemente ocurre.

P: Te odio que lo sepas Jajajajajajajaja

Fénix: En realidad no...¿Imaginas como seria la emoción de sucumbir a esta tentación? Sería cuanto menos excitante, extasiante...Sentir tu piel con la mía...mi pelo en tus manos...ojos de puro fuego...

P: Jajajajajajajaja  de momento no me vas a convencer jajajaja

Fénix: No quiero convencerte, simplemente estoy comunicándote lo que me despiertas.

P: Jajajajajajajaja

Fénix: En cualquier caso, no podrás ser feliz si no eres fiel a tus deseos...no podemos perder la oportunidad de subirnos al tren.

P: Bueno tú déjame con mis comederos de cabeza, que ya me aclararé.

Como veis, en todo momento se ha jugado con la tensión y la imaginación, pese a no haber pasado nada después por los temas morales que ya os he comentado.


Autor: Fénix Fire

No hay comentarios: