miércoles, 21 de agosto de 2013

Seducir y convencer con técnicas de venta



En esta serie de artículos trataremos y aprenderemos a cómo seducir y convencer desde el estudio de las técnicas comerciales.  

Al fin y al cabo, cuando nos adentramos en la lluvia de golosinas que es una nueva seducción, básicamente lo que estamos haciendo es vendernos, o como humorísticamente he decidido titular este artículo, vendiendo nuestras pollas. Aunque esté escrito con ejemplos principalmente para hombres, este artículo es igualmente válido para aquellas chicas que quieran seducir y convencer a un hombre.
Comencemos pues. Cuando intentamos “venderle/alquilarle nuestra polla a una chica”, o dicho correctamente, cuando tratamos de seducirla, esta chica empezará a cuestionarse si “le molamos” o por el contrario prefiere pensar que somos la media naranja de su amiga (sí, la fea de al lado). Para tomar esta complicada decisión, y llevándonos el tema a navegar por los mares de la venta, esta chica se basa en “ARGUMENTOS”, que forman parte de un “ARGUMENTARIO”.
Definición mágica: Un argumentario de ventas es la recopilación sistemática y debidamente elaborada de los argumentos o razonamientos que le interesa difundir a una empresa en el momento del contacto de ventas con sus clientes. En definitiva, convencer a los clientes de las ventajas y beneficios de los productos o servicios de la empresa, y de esa forma, lograr la venta.
Por tanto, para lograr esa venta, o mejor dicho, conseguir introducir a nuestros pequeños y aventuraros exploradores de traje blanco en una burbuja de látex dentro de su preciosa o fea vagina, aún no lo sabemos, tendremos que SUBCOMUNICAR los argumentos adecuados.
Sigamos con el rollito comercial molón: Para tales fines, el comercial deberá ser capaz de, en función de las características, necesidades y expectativas de cada cliente, personalizar el uso de los argumentos, recurriendo a:
-          Reconocer que tiene por delante a un comprador potencial con determinadas y específicas necesidades y expectativas, pero que también es un ser humano, con sentimientos, problemas y frustraciones.
Lógicamente aquí me veo obligado a volver a insistir en que cada ser humano es un mundo, y  seducir y convencer a una chica o a otra es dinstinto. Algo que nos ha funcionado a las mil maravillas con una chica, puede ser lo equivalente a “pisar una mierda” utilizándolo en otra chica. De ahí que sea tan importante entrenar nuestra capacidad de observación y utilizarla como si fuera el mejor de los GPS. De esta forma podremos darnos cuenta de cuáles son las necesidades y expectativas de esa chica EN ESE MOMENTO. Por ejemplo: esa misma chica en un momento dado necesitará o le apetecerá conocer a su príncipe azul, y otras veces a su polla azul de una sola noche.  Por todo esto el material enlatado es tan poco útil en la seducción salvo para ayudar a quitar miedos o servirse de el a modo de ejemplo como ya explicamos en este artículo.
         Recurrir al tono de voz más adecuado para trasmitir calidez y deseo de ayuda.
No me voy a detener en esto ahora, pero básicamente hace hincapié en la importancia del “CÓMO” y el lenguaje no verbal.
         Utilizar los argumentos cerciorándose de no tratar de “arrinconar” al cliente y mucho menos de hacerle entender que “él no sabe lo que está haciendo”.
Su traducción a nuestro querido “Seduction planet”, sería llevar cuidado en no agobiar o presionar a la chica. Por ejemplo, presionándola con ir a tu casa cuando ella te comunica que aún no se siente preparada. Veremos cómo gestionar este tipo de situaciones correctamente. Aunque como regla general, ante una presión excesiva, ceder en nuestra insistencia y volver a intentarlo más tarde suele funcionar. En cuanto a comunicarle que “no sabe lo que está haciendo” se trata de un ataque. Un ejemplo sería criticar a su novio actual, de forma que te estás metiendo en contra de su decisión a la hora de elegirlo y estar con él.
Bien, y ahora os preguntaréis, ¿Cómo deben ser esos argumentos para poder ligarme a Blancanieves y que en la primera cita no se presente con los siete enanitos?
-          El argumento debe estar centrado en la propuesta de valor, no en el producto o servicio en sí.¿Os suena la palabra “VALOR”?
No estamos hablando de cómo utilizar el chocolate Valor para lamer a una mujer desnuda, eso se lo solicitaremos a Fénix Fire para que lo escriba. Con Valor nos referimos a qué puedes aportarle tú a esa chica. Si eres dado a las artes del humor, tu propuesta de valor es que se va a divertir contigo. Si eres un salido del sexo Tántrico como yo, ofrecerle buen sexo puede ser un manantial de Valor. La cuestión está en que se entere de que eres un tío que mola. Si eres gracioso, creativo, elocuente, atractivo, sexual, romántico… todo eso son argumentos que harán a la chica sentir deseo por ti.
-          El objetivo del argumentario es el de orientar al cliente hacia lo beneficios finales. La gente no compra cosas, compra ventajas o beneficios; no compra cosas por lo que son, las compra por lo que hacen.
Nuestro objetivo aquí será siempre el de SUBCOMUNICAR ese valor. Me acuerdo de una frase que me dijo una chica: “cuando me miras parece que tienes fuego en los ojos, siempre estás caliente.” ¿Por qué me dijo esto? Básicamente porque le transmitía mucha sexualidad, generé mucha tensión sexual, sobre todo con la mirada. Eso subcomunica que eres un tío sexual dispuesto a llegar hasta el final. La pregunta sería, ¿esta chica busca un chico sexual?, como he dicho previamente en este artículo, mediante lo observación detectaremos que es lo que busca esta chica y entonces veremos si estamos dispuestos a dárselo o por el contrario preferimos cambiar de amiga.
-          No se trata de elaborar una presentación de ventas modelo para luego, repetirla mecánicamente ante los clientes.
Volvemos a lo mismo de antes. En ventas cada cliente es distinto y responde a unas necesidades distintas. Si yo te digo a ti que si quieres ligar tienes que ser chulifresco o chulito y gracioso, la falacia que te estoy montando no  es mínina, simplemente porque hay chicas a las que no les gusta eso. Mi objetivo aquí es entrenarte para poder adaptarte a cada chica, y no existe ningún estilo perfecto, el estilo perfecto es el que le gusta a la chica que tienes delante en el momento que la tienes delante.
Muy bien amigos, por hoy ya es suficiente o si no se va a alargar demasiado el artículo. En el próximo artículo seguiremos con más sorpresitas ¡Un fuerte abrazo!

Autor: David Jungle

Descúbrenos en
 

No hay comentarios: