lunes, 15 de julio de 2013

Cambiando la suerte a través de la cirugía


¿No estás conforme con el azar de tu destino? ¿Crees que no tienes la suerte necesaria para conseguir todo aquello que te propones? En Japón han puesto solución al infortunio.

El cirujano plástico de la clínica de belleza Shonan, Takaaki Matsuoka, asegura que ha encontrado la forma de cambiar la vida de las personas mediante una intervención quirúrgica. El cirujano explica que un paciente le pidió en enero de 2011 cambiar la palma de su mano con el fin de tener una mejor suerte. Sin conocimiento alguno de quiromancia, Matsuoka ojeó diferentes revistas médicas en los que encontraba ejemplos de este complejo tipo de cirugía. Tras un pago previo de 1.000 dólares por la prueba, el paciente de Matsuoka obtuvo lo que se propuso.
 
 
La cirugía se realizó mediante un bisturí eléctrico que quema la carne y deja una cicatriz semipermanente. "Si se intenta crear una línea en la palma de la mano con un láser, va a curarse y no va a dejar una marca clara. Hay que usar el bisturí eléctrico y hacer una incisión temblorosa a propósito, porque las líneas de la palma no son rectas. Si no se quema la piel y solo se utiliza un bisturí normal, las líneas no se formarán. No es una cirugía difícil, pero hay que hacerlo bien", explicó Matsuoka acerca de la técnica empleada en The Daily Best.

Contento con el resultado final, la clínica de Matsuoka ha llevado a cabo un total de 37 cirugías plásticas en apenas dos años. En este mismo año, el cirujano plástico ha atendido la demanda de cinco pacientes.

La operación dura alrededor de 10 a 15 minutos y afecta entre 5 ó 10 líneas de la palma de la mano. Matsuoka cumple con los deseos del paciente, que es el encargado de ordenar qué líneas de la palma se han de retocar para encontrar la fortuna que busca. El tiempo estimado para curar las heridas de la operación es de un mes. El cirujano avisa que una vez terminada la operación, el paciente no debe mantener vendada la mano para que sane la línea de la mano de la mejor forma posible.

Matsuoka advierte dos subdivisiones de género. Mientras los hombres buscan cambiar su fortuna en el dinero, las mujeres quieren cambiar su línea con respecto al matrimonio. "Si no tienen la línea de unión, significa que no es muy probable que se case. Así que el trabajo del médico es la de crear una línea de unión. A veces la línea de unión está ahí, pero llegó demasiado pronto y la mujer perdió su oportunidad. Entonces añadimos otro", explicó Matsuoka.

A pesar del éxito recogido en Japón, el cirujano no es consciente del efecto real de la operación. De hecho, asegura que puede tener relación con un efecto placebo. "Tal vez cambiar las líneas de la palma no ayuda a cambiar el destino, pero sí tiene mucha determinación para tratar de cambiarlo y está dispuesto a soportar un poco de dolor para esa oportunidad, tal vez, se puede cambiar la vida".


No hay comentarios: