viernes, 7 de junio de 2013

Reflexionemos y mejoremos





Cuestión de criterio:

Me he desayunado, por enésima vez, con los datos del paro. He leído las opiniones de gente que se cree avalada para expresar su punto de vista cuando todos los demás sabemos que no están al tanto de la realidad de los casos particulares.


Solamente vemos los dramas cotidianos en los programas de televisión que pululan ahora más que antes ya que las miserias humanas van acompañadas de cuantiosos índices de audiencia; pero, después de contarnos que los niños van al colegio en ayunas no nos aportan ninguna solución. 



Hay crisis, una bastante grave; la narramos, sin contención; criticamos, todo lo que nos parece vituperable; i esperamos, sin movernos, no sea que se nos destape el culo y cojamos frío. Organizamos congresos, hacemos que caigan las redes por exceso de tráfico, pensamos que merecemos ser salvados porque el sistema ha causado que seamos más pobres y condenamos a políticos y poderes fácticos después de haberles dado la representación a través de las urnas. 

Tendríamos que reconocer que no somos los más indicados para lanzar piedras. Más bien, habría que amontonarlas para comenzar la construcción de un puente. Uno de doble sentido. Para que unos pasen y vean, la realidad, y los otros pasemos y veamos, el sitio donde todavía está la llave para abrir el acceso al entendimiento. Quizás entonces fuera un buen momento para convocar a los medios de comunicación y mostrarles que finalmente tenemos claro que el camino se hace caminando, las palabras no se equiparan a los hechos, la culpabilidad o inocencia son términos que corresponden al mundo jurídico y en un escenario como el nuestro lo que es menester, cada uno según sus circunstancias, es determinar muy bien si se persigue el agravamiento o la contribución. 


Autora: Susana Juan
Twitter:@susaranda

1 comentario:

Anónimo dijo...

Susana, el artículo, breve (a la manera de Gracián) y bien redactado, resulta algo utópico. Realmente, no aporta ningún fin sino más bien un medio para la crisis, y es poner a los medios de comunicación como un eje angular en su solución. Puede ser cierto, pero antes que eso habrá que asegurarse que el medio en sí es objetivo y no ideologizado cosa que ocurre en el 100 % de los casos, de lo contrario, el medio no sobrevive. Personalmente, veo a los medios más nocivos que otra cosa en la gestión de la crisis. Todo es con el fin sensacionalista o de ayudar a un determinado partido (perjudicando a otro). Sólo ver cómo se da más cobertura a unos escándalos que a otros (en función de a quién perjudiquen/beneficien) resulta sangrante. Los medios están en crisis desde hace mucho. Entre el 39 y el 78 lo estuvieron, pero a partir del 78... Quizás lo han estado más, porque al menos en aquél entonces se sabía que no eran libres, ahora, se presume que lo son, pero no son más que esclavos. No, los medios de comunicación SON RESPONSABLES de parte de lo que está pasando.