lunes, 24 de junio de 2013

A pesar de todo...


Autora: Susana Juan
Twitter:@susaranda



Aunque estemos desgarrados por dentro ante todo lo que nos está pasando, todavía queda lugar para la sonrisa. Para alegrarnos por una buena noticia, para ilusionarnos con los pequeños pasos que dan los demás, y probablemente nosotros mismos también. Para compartir una celebración por un nuevo éxito de alguien cercano. Menos mal. 


Hasta hace unos días, L, C, G, E, D y S iban de la oficina de empleo a las ofertas en la red y tiro porque me toca. Hablaban con unos y otros, asistían a ferias de empleo, dejaban sus respectivos currículos en manos de pequeñas, medianas y grandes empresas, incluso algunas inexistentes, que tenían mucho, algo o nada que ver con sus perfiles profesionales. Alguno llevaba varios meses en paro, otro varios años y también entre esas personas hay quien no había trabajado nunca. Por unos motivos u otros, sin conocer las razones por las que no antes y sí ahora, en el plazo de una semana los seis están trabajando; en España, sin emprender. 

A L le funcionó el boca a boca, y de momento tiene su jornada laboral ocupada hasta el otoño. El argumento decisivo en el caso de C ha sido su experiencia previa. Para G se trata de su primer empleo unos meses después de haber acabado la carrera. E está estudiando, va a trabajar durante el verano para pagarse el carné de conducir. D tiene 46 años y dos hijos pequeños, no es necesario añadir la urgencia que tenía por encontrar trabajo. S inicia un nuevo tramo en su trayectoria, la llamada la recibió media hora después de enviar su candidatura espontánea… como había hecho tantísimas otras veces sin éxito. 

Son solo seis ejemplos, pero tan alentadores… El mes pasado trataban por todos los medios de mantener el tipo, no querían venirse abajo, se levantaban con un objetivo y se iban a la cama cada noche un poco más abatidos. El mes próximo cobrarán una nómina. Se alegran al tiempo que sienten preocupación por todos los que aún quedan por firmar ese contrato que les modificará, por completo, un sinúmero de percepciones. 

Menos mal que merece la pena conocer algunos casos, con sus matices; a pesar de todo. 



Autora: Susana Juan
Twitter:@susaranda

No hay comentarios: